‘No sabemos interpretar la educación’: Pablo Lipnizky

Para el pedagogo Pablo Lipnizky el país debe transformar su forma de enseñar.

14c1e98dc1335e2998782458bf492071_1442177622

Pablo Lipnizky, pedagogo argentino y director del colegio Ekirayá Montessori. /

En agosto de 2012 el argentino Germán Doin logró algo que muchos cineastas desearían: en tres días su documental La educación prohibida fue visto por casi 500 mil personas y compartido cientos de veces en redes sociales. Su mensaje había estremecido a muchos latinos que parecían no estar de acuerdo en la manera como los habían formado en los colegios.

Hoy aquella película, que retrataba el éxito de varios ejemplos de educación alternativa y criticaba con dureza los métodos tradicionales, suma más de 11 millones de reproducciones y tiene más de 14 mil comentarios. La mayoría están de acuerdo con su tesis: hay que transformar el aprendizaje. “Hay que tener en cuenta la creatividad y la libertad de aprender”, le había dicho Doin a El Espectador.

El tema que presentó aquella vez hoy tiene tanta acogida que ahora es frecuente que se reúnan líderes de esas pedagogías para mostrar sus avances. Y Bogotá no ha sido la excepción. Hace un par de semanas, bajo el nombre de la “Semana de la educación alternativa”, varios profesores, rectores y estudiantes se dieron cita para analizar los desafíos del sistema colombiano y el rol del Estado y la academia.

Uno de los presentes fue Pablo Lipnizky, director del colegio Ekirayá Montessori, ubicado en La Calera. Para este argentino hasta el momento Colombia se ha equivocado con su manera de enseñar. A la hora de explicar por qué estos métodos son más eficaces, dice que lo tienen sin cuidado las pruebas Saber y asegura que los mismos colegios han sido generadores de violencia. “Nos han inducido a pensar de forma fragmentada”.

¿Qué piensa de los currículos de los colegios tradicionales?

No se aprende en el colegio porque existen currículos estrictos. Según el Estado, un niño tiene que ver 40 temas y tiene 40 semanas de clase. ¿Alguien me puede explicar quién aprende y cómo desarrolla sus habilidades?

¿Entonces estamos malentendiendo la educación?

Tenemos una pésima interpretación de la educación. La palabra “educación” viene del latín educare o educere, que significa sacar lo que está adentro. Pero eso no pasa en los colegios. Dentro de la palabra educación aparece “formación”, que es moldear a alguien como se cree que ese alguien debe ser. En el país no tenemos educación, sino formación.

Hasta ahora la educación tradicional se ha enfocado en la enseñanza por medio de materias. ¿Cómo ve ese método?

El neurocientífico argentino Estanislao Barchrach dice que el cerebro humano es como un lago en donde todo está interconectado. Cuando llegamos a los colegios congelan el lago y lo convierten en cubitos de hielo para que pensemos de manera fragmentada.

¿Cuál es el sentido de competir?

Ninguno. Algo que se incentiva en los colegios es ranquear a los humanos: el mejor, el número uno. Los colegios que premian y castigan son generadores de violencia.

Pero cuando los estudiantes se gradúan del colegio pasan de un modelo donde los califican y ranquean…

Estos niños aprenden a cooperar porque es la única forma de que una sociedad crezca. Lo que me atrevo a decir es que los colegios están formando gente incompetente para la realidad social porque les enseñan a ser individualistas, competitivos y tramposos.

Usted habla de la educación para la paz. ¿En qué consiste esta propuesta?

En saber cuidar al ser humano. Los niños acumulan estrés porque los exponen. Tal vez el alcohol, la drogadicción y el tabaquismo representan fugas para descargarse. Lo que se sufre en un colegio es el reflejo de un país. ¿Cómo ayudamos al que se le dificulta en lugar de caerle? Eso es educar para la paz.

¿Cómo le va en las pruebas de Estado?

No miro esos resultados porque no me importan, aunque hasta ahora nos ha ido bien.

Si no le interesa, ¿quiénes evalúan si lo están haciendo bien?

Nuestros estudiantes cuando tengan 20 o 25 años. Ellos sabrán si están haciendo bien su trabajo, si es la vida que quieren.

¿Vamos por el camino equivocado?

Según la ONU, Colombia es el país que más años ha durado en guerra, los niveles de inseguridad son grandísimos y la diferencia social es abismal. Eso refleja que estamos fallando en educación. Los casos de corrupción involucran alumnos que estudiaron en los mejores colegios y universidades del país. Ellos tenían mucha formación, no educación. No estamos educando gente con visión de futuro. Hay que dejar de mirar tanto contenido para fijarse en el ser humano: sus habilidades, su creatividad, su potencial investigativo.

Fuente:

‘No sabemos interpretar la educación’: Pablo Lipnizky

Anuncios

9 comentarios en “‘No sabemos interpretar la educación’: Pablo Lipnizky

  1. Excelente artículo, nos permite reflexionar sobre nuestro quehacer pedagógico y enfocarnos mas en formar personas no conocimientos en ellos.

    Me gusta

  2. Definitivamente si queremos renovar nuestra sociedad, debemos transformar las practicas educativas en nuestro país, lamentablemente este tipo de discusiones, que por cierto se dan muy a menudo sin efecto alguno, no transcienden y por el contrario seguimos esclavizados bajo un sistema evaluativo creado para otra sociedad y en otra época. Por tanto la invitación es a transformar las prácticas en el aula y educar seres humanos,no formar entes que aprueben o no un examen, seres que se han convertido paulatinamente en un número mas el sistema. La pregunta que siempre queda latente es ¿Queremos los docentes transformar nuestras practicas o preferimos quedarnos en esa zona de confort en la que hemos estado por décadas?

    Me gusta

  3. Por eso es que PYP, o PEP, es un programa que viene a replantear la fragmentación del conocimiento. De cómo ayudar a que los niños tengan una mirada holística de lo que aprenden. Pero que al tiempo no se le de a la acumulación de contenidos, la prioridad, sino al desarrollo de habilidades y de formas de ser.

    Me gusta

  4. Las ideas expuestas por Lipnizky están basadas en ideales pedagógicos establecidos y originados en paises del “primer mundo”, pero conocidos y estudiados teóricamente, en las facultades de educación colombiana, de hecho, son conclusiones a las que muchos (por no decir todos) profesores hemos llegado después de pasar un tiempo en el aula de clases. Como menciona Alejandra, lastimosamente nos vemos enfrentados a construir prácticas que se salen del marco que el sistema educativo nacional representa, como una barrera impasable, casi como una frontera cerrada… Espero que algún día podamos “darle la vuelta” a esta situación, y creo que es ahora, esta generación de nuevos maestros está construyendo la Nueva Colombia. Veo una luz, al pensar en el fin del conlicto armado organizado que ha desangrado la nación y ha evitado que desarrollemos nuestra identidad, pues nuestros resultados no son cuestión de falta de capacidad, recursos o intención sino de falta de cultura, hábitos y principios.

    Me gusta

  5. Creo que algo que podemos aplicar en el aula es valorar el aprendizaje de los estudiantes por medio de variados y amplios desempeños de comprensión que le permitan una metacognición de su propio proceso de esta manera encuentre sus propias fortalezas y debilidades..
    Es cierto que nuestro sistema de educación tiene muchas limitaciones, pero también puede llegar a ser una oportunidad para los docentes, ya que se debe encontrar la manera de presentarle a los estudiantes el conocimiento de una manera real y práctica que nos permita a todos encontrarle un sentido y una aplicación a nuestra realidad. En el caso de las Ciencias Naturales es necesario seguir generando procesos de indagación, plantear problematicas reales y cercanas a los niños sobre todo reforzarlo cuando son pequeños para que constantemente se generen preguntas que quieran ser contestadas, posiblemente estos niños sean unos cientificos, investigadores, médicos que quieran hacer algo por la comunidad, por el país o por el mundo entero.
    Es el caso de el neurólogo Francisco Lopera, director del Grupo de Neurociencias de la Universidad de Antioquia, quien depués de 30 años continua investigando sobre el Alzhéimer y quien desde muy pequeño vivió rodeado de personas que lo sufrian, su constancia, empuje y deseo lo han llevado a ser reconocido mundialmente por todos los aportes que ha hecho en el tema.
    Qué le hace falta a la enseñanza de las ciencias para poder incentivar y promover este tipo de prácticas?.

    Me gusta

  6. Del artículo compartido, quiero hacer énfasis en el tema de la competencia pues es un aspecto que el mundo real actual exige. La competencia es un aspecto que no determina ninguna competencia y más bien enseña a quienes funcionan bajo ese esquema a ser menos empáticos y menos flexibles.
    En el ámbito escolar la competencia genera estrés por ser el mejor a cualquier precio. Se vuelve lo más importante ganar por encima del bienestar colectivo.

    Me gusta

  7. Considero que la educación debe necesariamente ser contextualizada, y claramente el fin de esta ha de ser la misma evolución de las sociedades. Al hacer parte de un sistema educativo que tiende a fragmentar, conceptualizar sin contextualizar y a hacerlo a través de la competencia, estamos formando personas que continúan en busca de un bienestar individual y que no contribuyen a una educación para la paz.

    En el marco de los principios y objetivos de la educación para los primeros años (PYP), el fomentar una mentalidad abierta reconociendo las necesidades de otros y no únicamente las propias, se promueve el aprendizaje en contexto por descubrimiento o indagación y se permite un aprendizaje con significado frente al uso del conocimiento para el bienestar propio y común.

    Me gusta

  8. En el afán de sobresalir en la parte académica, olvidamos que los conocimientos no están por encima de la necesidad que tienen los seres humanos de interacturar, comunicarse, cooperar y reconocer en sí mismos y en los demás las habilidades y capacidades que le servirán para enfrentar su realidad social.

    Me gusta

  9. Desde un programa como el PEP se promueve el aprendizaje transdisciplinario y se hace énfasis en la indagación y el desarrollo de habilidades, enfrentar a los estudiantes a problemas reales y a que se hagan preguntas que los lleven a encontrar posibles soluciones. Sin embargo, aún estamos lejos de este tipo de educación, pues seguimos cayendo en los modelos cuadriculados en donde lo más importante es el resultado de un examen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s